viernes, 13 de junio de 2008

A través de la tela


"Los Amantes", Magritte

Son amantes anónimos, no como individuos concretos, sino como la imagen de su deseo. Deseo que habita en nuestro interior. Deseo transgresor y mágico, mezcla de placer y dolor. Deseo en estado puro, sintiendo los labios a través de la tela, sin saber como terminará el cuadro, sin saber que pasará con los amantes cuando se separen sus bocas.

Y hablamos de conocernos y de desconocernos, de miedos y temores, de rostros cubiertos e ignorar quienes somos. Y saber que detrás de cada una de nuestras máscaras hay un individuo único y singular. Que la tranquilidad está justificada, que esta dulce y añorada calma no llega fortuitamente, sino porque estaba ahí, esperándonos.

7 comentarios:

Andreä dijo...

¿Así que todo consiste en esperar que llegue la calma?

:)

Esther* dijo...

Buf, creo que es que a veces no tenemos que esperar a que llegue la calma, sino que es la propia calma quien está esperando a que lleguemos nosotros, pero no queremos ver que está ahí.

Muchas veces estamos tan encerrados en nuestras depresiones narcisistas, en nuestro estres diario, en la valoración de la calidad de nuestras relaciones personales, que somos nosotros mismos quienes damos la espalda a la calma.

Y cuando logras encontrarla, ya sea contigo misma o con otras personas, hay que disfrutar de ella y apreciar que está ahí, intentando agarrarla lo mas fuerte posible.

Andreä dijo...

Eres (L)

OvV dijo...

ay...cuanto majismo suelto...

Gonzalo Marchena dijo...

Una pausa en mi empolle de psicología para entrar en utopía...

"detrás de cada una de nuestras máscaras hay un individuo único y singular"

Por suerte no hay dos mascaras como la tuya...imáginate otro par de ojazos como los tuyos danzando por el mundo!!!

Un abracísimo y voto por una cena YA!!!!

ninia mar dijo...

Uo, qué imagen más impactante.. La verdad es que sugiere mucho, el deseo y el secretismo, lo prohibido y lo singular.. me gusta ;)

Grapate a Zaragozaaaaaaaaaa! Qe lo flipamos con Alanis y con todas las cositas que haya para veeer!Molaría muuuuuuucho!

Tomás dijo...

Yo también tengo un Magritte y tampoco muestra el rostro, como yo.

Tomás