viernes, 16 de octubre de 2009

No nos engañemos

No existe un Richard Gere que venga a recogerte al trabajo al final de la película, ni te enamoras de un Cary Grant en medio de un océano y luego lo dejas todo por él. Y si en ese oceano el barco se hunde, nadie saltará desde un bote salvavidas solo para morir a tu lado.

No somos Nicole Kidman en Moulin Rouge y se enamoran por lo que somos y a pesar de todo, y nunca se podrá sentir lo que Rhett sentía por Escarlata. Si te quedas dormida en mitad de la noche en un banco de Roma, no aparecerá un galán que te lleve a su casa. Y nunca nos quedará parís.

Seamos sinceros, nunca habrá una mujer como Gilda, y nunca, nunca, nunca desayunaremos con diamantes
.

En Annie Hall terminan separados.

Estamos mucho más cerca de vivir 25 años en una nada. 25 años es exagerar, pero si no son tantos años da igual, los que sean, y sino años pues meses, pero de repente puedes estar viviendo en la nada. En una nada que no termina de dejarte ser feliz pero de la que te niegas a salir. Y cuando piensas que nada puede ser peor que esa nada, que ese vacío, te equivocas y lo hay: un secreto que es un final.

No dejeis de ver El secreto de sus ojos, de Juan José Campanella, con un más impresionante que nunca Ricardo Darín.



"Mi vida entera fue mirar para adelante,
atrás no es mi jurisdicción"

3 comentarios:

La niña del mar/l dijo...

creo ciegamente en el cinismo, si es que en eso se puede creer, pero también creo ciegamente en los amores de película porque sé que quizá sea cuestión de minutos, o incluso de segundos, pero habrá habido (y habrá) miles de momentos en la vida en los que serás una Satine, una Escarlata o una Gilda. Aunque sólo sea por un momento.

Muuuak*

Ivan dijo...

no tienes razon, no nos quedara París (total solo sirve para ganar una champions jeje) però sabes que siempre nos quedara Berga o por lomenos el recurdo de tres años de amistat.

ale un beso morena

Uno de Berga

Esther* dijo...

Ivaaaan!

Jooooo que no había leido tu comentariooo! que emocióooon! lágrima en el ojo de que te pases por aquí :) siempre nos quedarán muchos años más de amistad, no? a ver si se te ve el pelo por la ciudad condal y cortamos unos trajes!
Un besazo enorme guapetón!
Muuuuuak*