martes, 6 de octubre de 2009

La carta del amor*

El bar al que más voy del mundo desde mi mudanza tiene ahora una exposición de fotos y el otro día según tomaba el café una me tenía ensimismada, no podía dejarde mirarla. Se llama "La carta de amor" y es que es especialmente mona, así que sí, que aunque mi pobre economía no me permite mucho gasto puede que le haga la compra al artista, total hay pocas cosas tan bonitas como comprar arte a quienes están empezando, ¿no?

Y quiero añadir que me gustan los espacios que hacen un hueco a diferentes manifestaciones artísticas, aunque como en este caso todo esté montado un poco precario, más lugares así hacen falta, y no sólo que apuesten por el arte en sus paredes, sino también en muchas otras manifestaciones como las actuaciones en directo. A ver si de verdad tenemos la Barcelona cultural que tanto se vende en su imagen. Uy, que me pongo reivindicativa y no es el caso...

Lo que si que es el caso es poner una canción que aunque no tenga nada que ver con el as de corazones, hoy me apetece mucho poner por varias razones: porque es maravillosísima, porque siempre me trae muy buenos recuerdos, porque es césped, es infancia, es desayunos con tostadas untadas de mantequilla y mermelada de mora, es cantar con mi hermana , es secar las manoplas y calcetines en el radiador, y es recordar quien soy en realidad entre otras muchas cosas. Te voy a echar de menos hermana.

2 comentarios:

OvV dijo...

una segoviana que compra flores, escucha cohen y come mermelada de mora?
ai, cariño...

Anrhick dijo...

Quien sabe, alomejor esa obra se revaloriza con los años.