lunes, 25 de agosto de 2008

Mi flor: la orquídea


"Las Orquídeas son fascinantes.
Para muchos, las flores más bellas ".

Mi orquídea se está muriendo. Tenía las flores más bonitas del mundo y ahora se muere. Yo no se que hacer para revivirla, porque he de confesar que al igual que E.T con su planta, mi vida tiene mucho que ver con esta orquídea y no quiero perderla.

"Las Orquídeas son unas plantas fascinantes. Sus flores poseen formas extrañísimas y exóticas al mismo tiempo, por lo que supone un reto cultivar y hacer florecer año tras año a determinadas especies. Es una flor que, desde tiempos inmemoriales, ha despertado las más inimaginables pasiones en los hombres. Ya en la antigua Grecia se le atribuían propiedades curativas y afrodisíacas.

Se dice que las orquídeas pueden llegar a ser eternas, en la naturaleza, su vida está ligada a la vida del árbol que las alberga. Se aprende mucho con ellas de técnica de cultivo, de sus lugares de origen y de las curiosas adaptaciones que tienen al lugar en el que se encuentran. Sus dos características principales son su complejidad floral y sus interacciones con los agentes polinizadores."

He encontrado siete trucos para cuidar y conservar una orquídea...

1.Riega Tus Orquídeas siempre en las mañanas: A las orquídeas no les gusta dormir mojadas. Si riegas en la tarde o en la noche las estas exponiendo a que se enfermen.

2.Asegúrate que Tus Orquídeas están recibiendo la iluminación que realmente necesitan: Dependiendo de la especie que tengas, deberás conocer la cantidad de luz que necesitan. Si no sabes, ofréceles una iluminación media y ellas se encargarán de decirte si es mucha luz o poca luz.

3.Revisa periódicamente a Tus Orquídeas para detectar problemas de plagas: Ésto es muy importante. Trata de revisar las hojas, las flores y los tallos de tus orquídeas, al menos una o dos veces por semana. Con esta sencilla práctica estarás previniéndolas constantemente de cualquier insecto que quiera dañarla.

4.Dale comida a Tus Orquídeas. Fertilizante: Compra un fertilizante de lenta liberación

5.Transplántalas cada dos o tres años: Las orquídeas caminan por la maceta o tiesto. Cada cierto tiempo, se salen de ese tiesto y tienes que cambiarlas para que sus raíces no empiecen a sufrir y para que tu orquídea no pierda estabilidad.

6.Protégelas de la brisa: Algunas orquideas detestan la brisa fuerte a su alrededor. En este caso, esta brisa las deseca y las marchita rápidamente. Evita las corrientes fuertes de viento.

7.Asegúrate si Tu Orquídea es terrestre o no: La mayoría de las orquídeas no se siembran en tierra, son muy pocas las Orquídeas terrestres. La mayoría de las que normalmente encuentras en las tiendas de jardinería o que te regalan, son EPIFITAS, no requieren tierra.

Espero poder salvarla. No quiero dejarla morir, no quierooo! es demasiado especial para mí. Creo que es única en el mundo y es mía, así que haré todo lo que tenga que hacer para salvarla.

1 comentario:

elenilla dijo...

qué pena...a mi me pasa un poco con una tomatera que ya ha dado seis tomates, aunque ahora está bastante mustia.. a veces parece que a las plantas les contagias tu estado de ánimo.
a ver si al final puedes venir a salamanca!!
besos, y suerte..