martes, 8 de abril de 2008

A propósito de la locura...

A priori si no se duerme parece imposible soñar y llegar al pleno estado del inconsciente. Sin embargo, en un momento de mi vida me di cuenta de que justamente el insomnio hace que tu imaginación vea o se obsesione con elementos que en realidad no existen. Algo parecido a los delirios que sufría Miró por causa del hambre y que tantas obras maestras le hicieron pintar. Y a partir de estas reflexiones que voy teniendo por etapas me doy cuenta de que algunos seres humanos tendemos a sufrir crisis existenciales bastante a menudo. Que como diría Ismael Serrano pueden vencerte viejos fantasmas o nuevas rutinas. No entiendo como ciertas voces pueden llegar a estremecerte tanto tiempo después, pero así es, y puede que de aquí este cúmulo de autorreflexiones. De ahí que vuelva a desempolvar libros de etapas anteriores. Libros que hablan de locura, de imaginaciones, de realidades, de arte, de vanguardia.


"Únicamente la palabra libertad tiene el poder de exaltarme. Me parece justo y bueno mantener indefinido este viejo fanatismo humano". Pese a tantas y tantas desgracias que hemos heredado, es preciso reconocer que nos ha legado una libertad espiritual suma. A nosotros corresponde utilizarla sabiamente.
"Reducir la imaginación a la esclavitud, cuando a pesar de todo quedará esclavizada en virtud de aquello que con grosero criterio se denomina felicidad, es despojar a cuando uno encuentra, en lo más hondo de sí mismo, el derecho a la suprema justicia. ¿En qué punto comienza la imaginación a ser perniciosa y en que punto deja de existir la seguridad del espíritu? ¿Para el espíritu, acaso la posibilidad de errar no es sino una contingencia del bien?"
Queda la locura. Estoy plenamente dispuesta a reconocer que los locos son, en cierta medida, víctimas de su imaginación, en el sentido que ésta les induce a quebrantar ciertas reglas. Su imaginación les proporciona grandes consuelos, que gozan de su delirio lo suficiente para soportar que tan solo tengan validez para ellos. "Me pasaría la vida entera dedicada a provocar las confidencias de los locos. Son gente de escrupulosa honradez, cuya inocencia tan sólo se puede comparar a la mía".
Creo en la futura armonización de dos estados aparentemente contradictorios: el sueño y la realidad, en una especie de realidad absoluta, en una sobrerrealidad o surrealidad, si así se le puede llamar. Esta es la conquista que pretendo, aún en la certeza de jamás conseguirla.

Cuadro del segundo párrafo: La Extracción de la piedra de la locura, El Bosco, 1475-1480.
Entrada basada e inspirada en el "Primer Manifiesto del surrealismo", de André Breton, 1924

9 comentarios:

Ninia - Mar dijo...

Yo que pasaba (aparte de para curiosear lo que habías escrito) para agradecerte la frasecilla y no sólo la vuelvo a leer entre tu entrada si no que leo grases aún más interesantes.
Los locos, ¿víctimas de la imaginación? Casi seguro que sí.. de esa manera se ve la locura de una manera mucho más bonita y reflexiva.. uf diría muchas cosas de lo que has escrito pero no sé si tengo palabras.. Simplemente me ha encantado!

Muaa

Pau? dijo...

estoy convencido de que Ismael también es uno de los que sufre existencialidad a menudo... solo así debe poder cantar tanta poesia... para esos momentos, yo me pongo su 'últimamente', de 'la memoria de los peces'...

besos vitales

ANDIAMO DAI dijo...

Elogio a la piedra de la locura; sinonimo de: tengo una pedrada, se debería de redefinir el concepto, pues en la mayoría de los casos los locos son personas que sobresalen por su libertad; aunque esta les encierre de por vida en un mundo surrealista donde todo parece ser cuando en realidad es "apariencia".

Esther* dijo...

Elogio a la piedra de la locura=tengo una pedrada?jajaja. No se si lo dices por EL Bosco o por mí pero en cualquier caso no creo que estés muy alejado, aunque leido así no suene nada poético.
Si te refieres al concepto de locura se ha redefinido tantas veces que es complicado volver a hacerlo sin pararte a reflexionar sobre las definiciones anteriores. En este caso yo lo he hecho a partir de Breton, que no se porque me da que tu también lo has leido. En todo caso , como habrás podido percibir, yo también doy un papel importantísimo a la libertad en mi texto.
En cuanto a las cosas que "parecen ser pero en realidad son apariencia", hay ocasiones en las que los consuelos que proporcina nuestra imaginación son suficientes, pero mucho me temo que en otras no es tan sencillo...
Y por ahora nada más, pero encantanda de tu comentario. No se porque me da que te conozco...si me dices quien eres te recomendaré un libro de poesía buenísimo escrito por un interno en un manicomio. Va...andiamo...quien tu eres? y si me equivoco y mi corazonada me falla, vuelve cuando quieras, que me gustará leerte.

Muuuak*

Esther* dijo...

Pau

Yo también estoy segura de que Ismael es una de esas personas que sufre existencialismos a menudo. Mi alusión a él es por justo por una frase de "Últimamente"(también la escucho en "esos momentos") Y que vamos a hacerle si es que últimamente ando perdido...

Muak*

Esther* dijo...

Sara,

Yo se que me entiendes en muchas cosas, y por eso me encanta que me leas y saber que estás por ahí acechando.

Un besazo guapa*

Enar dijo...

Porque sueño, yo no lo estoy... porque sueño, yo no estoy loco...****

Esther* dijo...

Muuuuu!

Mi *Sweet dreams* soñando por utopía surrealista, eso sí me ha alegrado el día, mira tú...

Enaaar zanahodia!

Laura dijo...

Buenos días guapa!

Aun no había tenido el placer de leer tu página con detenimiento y me has dejado impresionada! Ayer con la lectura del cuadro de Goya me entraron ganas de leer más de tus escritos, y aquí estoy.

Me despierta cierta curiosidad el ver a los locos como víctimas de la imaginación,sí, pero aun más el pensar tu reflexión a priori: somos realmente libres en los sueños? A veces el subconsciente te aprisiona en ellos y no siempre creo tener con ellos esa sensación de libertad... a veces creo que somos prisioneros de los sueños, incapaces de controlarlos y siempre a su merced...

Y el insomnio, como tu bien dices: que estado sinó este deja en vela tanto a la imaginación?

Un besito enorme!
Laura.