martes, 1 de abril de 2008

Limitaros a sentir...

Descansemos hoy de teorías y de divagaciones por la experiencia surrealista. Olvidemos el mundo del inconsciente y de los sueños. Demos un paso más allá, partamos del corazón, del desgarro máximo de la voz. Dejemos entrar al swing y a la emoción, a la transmisión perfecta del dolor que salía de la boca de Billie Holiday cuando interpretaba sus canciones.

Hablar de ella es hablar de Jazz. Pero me sentiría mal si no mencionara también su vínculo con el blues, ya que escucharla cantar te transmite una emoción que sale de dentro, independientemente de partituras. Se deja llevar por el rítmo de las trompetas, por el perfecto manejo de los silencios, por la tragedia que vivió hasta el final de su vida.

Al igual que en su música, en su vida siempre intentó dar la imagen de mujer fuerte, dueña de su destino y coherente en todas sus decisiones, aunque al final siempre dejaba descubierta alguna de sus debilidades ( una de sus principales debilidades fueron las drogas, que la acompañaron hasta el final de sus días)

Para mí fue una grande, tanto por el valor con el que se enfrentó a la vida como por su propia música. Y he aquí una prueba de ello en este vídeo, para que entendais un poco mejor lo que quiero deciros. Disfrutar de su rítmo implacable, de su sutil expresión y de esa emoción que sólo ella sabe transmitir. No me extraña que mis idolatradas Janis Joplin y Nina Simone veneraran a Billie Holliday.

I love Billie Too!

4 comentarios:

OvV dijo...

pero bueno cariño! y ese impaZto???
tenemos que ir a los planetas este verano y hacer un café en terracita esta semana...
ya hace días que te veo yo con ganas de cortar trajes...que eres una costurera de cuidado!
petons blaus i castellans a parts iguals...

elenilla dijo...

qué sorpresa esther!!! pues yo también te linkeo para hacer un clic diario a tus aventuras y desventuras en el arte! tiene muy buena pinta tu blog. un beso muy grande!!

Pau? dijo...

niña! y ese post tan bonito que le has dejado a Rosa!? que majita!!
un besazo!

Esther* dijo...

Pauuuuu,

Es Rosa. Se merece eso y más. Te lo escribí el otro día y tú ya lo sabes: es mi protegida!

Muak*